martes, 27 de septiembre de 2011

horas (re)vueltas



Amaneció y las horas se fueron apilando frente a mi ventana, unas aparecían rojas y llenas de elefantes, otras como medusas bailaban acariciando cada segundo. Algunas completamente perdidas de polvo y telarañas miraban con sorpresa a las que aún mostraban la etiqueta entre sus dedos. A lo lejos, se acercaba una hora mayúscula muy preocupada mientras se le desparramaban  cien segundos brillantes entre su levita. Cada vez llegaban de sitios más recónditos con  barba de tres días y con prisa de gran fuego,  descaradas y llenas de orugas blanquecinas. Y así se fue aproximando el nuevo amanecer que volvería a traer una pandilla de horas dispares, unas tan intensas como huecas las siguientes. A veces vuelvo a mirar por la ventana, y ahí siguen tan azules, tan amarillas, tan llenas de frambuesas, tan fugaces apuntalando segundos, dibujando minutos repletos de hojas, agolpándose siempre fuera, frente a mi ventana.

22 comentarios:

Gino dijo...

Ay, Charcos, esa forma de mirar que tienen los pintores, tan lleno de colores y positivas vibras, me encantan tus imágenes, llenan tanto.
Un beso, grande, azul creo.
Gino.

Proyecto Fake dijo...

Hello Carcos.... sorry, pero se nos traspapeló tu respuesta.... ay qué cabeza(s) Hoy estaremos por Diablos Azules, para ver/conocer a Meri Caos y a Diego Morales, dos blogueros poéticos que tb creo que conoces...

En fin, que te ya te lanzamos la invitación al blog

¿o te la habíamos lanzado ya y no me he enterao?

Buffff

Proyecto Fake dijo...

Charcos, digo Charcos!!!!!! (ay la dilesia pó dios!

Flamenco Rojo dijo...

A horas (re) vueltas ganancia de lectores...

Abrazos

Charcos dijo...

gracias Gino, me salió un pelín cursi el cuentecillo jjj pero ahí está.

besicosss

Charcos dijo...

flake digo Fake, recibida la invitación os veo e incluso os leo ;)

besicosss

os veré por la hoja en blanco que yo ando lejos

Charcos dijo...

los lectores como pececillos Flamenco?

mola

besicosss

Leonel Licea dijo...

Es la tercera o la cuarta vez que vuelvo a leerlo, y cada vez me revolotean horas y colores, como ese amanecer que por tercer dìa se me antoja blanco con sus pandillas pares y dispares de horas y segundos que siguen pasando.
Tus horas revueltas se prestan a tantas lecturas como lectores tenga, y hoy, las he hecho particularmente mías.
Mil besicos, chacitos y un abrazo.
Leo

Charcos dijo...

pues me encanta que hayas revoloteado junto a los colorines Leo, esto para contrastar las veces que me pongo dramática ;), aunque como tú dices hay varias lecturas y alguna no tan amable como parece.

Besicos y bolsa chacitos

jojoaquin dijo...

yo ya no sé qué decirte. Debería de inventar una palabra nueva. Besos

Charcos dijo...

eso es bueno o malo Jojoaquin? que con este no ando yo muy segura.

besicosss

jojoaquin dijo...

para que andes segura. Imagina que vas al médico, te sientas frente a él y le explicas, con el mismo ritmo y al pie de la letra, todo este aluvión perceptivo. No me parece sólo bueno, sino situado en otro plano de la realidad en el que te encuentras a tus anchas. Besos

VICTOR GATO dijo...

Qué maravilloso revoltijo de horas !!!

Charcos dijo...

pues me quedo más tranquila si, gracias Jojoaquin ;) besicosss

Víctor gracias querido gato, me encanta la palabra revoltijo!

besicossss

Sarco Lange dijo...

Quiero beber de tu copa.

Charcos dijo...

:) Sarco

Paloma Corrales dijo...

A mi me parece un cuento maravilloso y me hiciste pensar en Momo y los hombres grises. Ay, el tiempo.

Besos y besos.

Ps. creo que necesito otro café :))

Charcos dijo...

mira que me gustó Momo, ya se me había olvidado ;)

besicosss tomando café

antero dijo...

Radiante explosión de tiempos coloreados. me ha encantado y sí, a mí también me ha traído a la memoria el libro de Ende.

el tiempo no se mide, no se enjaula, se pinta en cada vivir, como tú.

"hay riquezas que lo matan a uno si no puede compartirlas" (Momo)

un fuerte abrazo

Charcos dijo...

que buena la cita del libro !! y tienes razón el tiempo no se mide se vive

abrazo enorme y besicos

Lía dijo...

Ay, el hormiguero de horas tras la ventana, como una sinfonía revuelta de gotas con flequillo..

Me encantó, charcos!

Charcos dijo...

y a mí tu comentario

gracias por la visita Lía y por quedarte

besicosss