jueves, 29 de diciembre de 2011

des templada

Llevo meses intentando frenar los días, les pongo palos bien grandes a las ruedas y aún así siguen rodando los segundos con esa prisa de viento desbocado. Me he parado hace ya tantas piedras que no recuerdo a qué saben los ahora. 

A veces me inunda una tranquilidad de agua estancada y cuando creo haber vencido abro la cancela y se me derraman cuatro días vacíos, otras tengo el suelo plagado de minutos y me empeño en guardarlos en pequeños botes que siempre pierdo. Llevo meses construyendo una gran atalaya y aún no he conseguido atrapar ni ese segundo.


lunes, 19 de diciembre de 2011

Abominable/Vomitiva Navidad

Ya está aquí !!!  y me encanta haber puesto un pequeño granito de arena, pag 50 ;) y gracias a Begoña Leonardo por su incansable labor.

domingo, 18 de diciembre de 2011

siete minutos


Sangre de piel vacía,
un capuccino, tus ojos,
siete minutos de espaldas
y las cuchillas despiertan
la coagulada costumbre
de prender al humo.
Quema la arena tan fría
y tus ojos             lejos.

viernes, 16 de diciembre de 2011

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Auto-terapia 2



Dicen que cuando aprietas la risa salen grietas en los sauces, se destemplan los venados y cuatro jinetes apocalípticos se desnudan como mandarinas. Aseguran que los saltamontes despliegan abanicos turquesa y un torbellino de guisantes conquista la gris acera. Lo que nunca advierten es que tienes esa estúpida manía de no creer te.


* posología: leerlo 107 veces al día

martes, 13 de diciembre de 2011

sal dos

Son
dos pasos
tres silencios sin azúcar
cuatro ventanas con fresas
cinco palabras asustando grillos
seis fantasmas doblando el miedo
siete canciones que siempre me olvidan
ocho velas y no vamos a pagar
nueve copos buscando el frío
diez podemos flotar
dos pasos
dos

hoy vienen sin gotas


domingo, 11 de diciembre de 2011

desahucia2


Dime que no existe el gris, que no hay logaritmos locos acechando al final del pasillo, ni burbujas en este miedo sin pestañas. Dime que no son cenizas las que nos cubren y tus besos ahuyentaron la metralla.  



jueves, 8 de diciembre de 2011

no son ellos
ni el camino del ciprés
sólo el cemento
sólo él
nos delata






jueves, 1 de diciembre de 2011

anestesia



No sé la razón, pero siempre la pólvora tiene agua y nuestras chispas, nuestras llamaradas no liberan pavesas y hasta se nos desnudan de gris los colmillos, con sus blancos sucios de prisa, con sus azules de mar presos, con el amarillo extinto. 

No sé la razón de tanto desierto, esta calma, esta ceniza perenne en mis pupilas, estas ansias y ser sólo anestesia. 

No sé cuanto queda ni cuanto dolerá, ni cuanto perderemos sólo sé andar.


martes, 29 de noviembre de 2011

Pro seguir

Pro seguimos
si gamos
despeguemos la carta de ajuste
hagamos una trenza con tus despistes
calculemos el infinito de mis manos
o de las tuyas infinitivas
per seguimos
per si gamos
los algodones de azúcar como estandarte
la prisa por acariciar tus aristas
el frío que nos huye
con seguimos
con si gamos
desplegar las manos y limpiar el cielo
de tanto vaho

viernes, 25 de noviembre de 2011

entre trenes y colillas

Dos
o doscientos trenes pitando qué más da
marrón glaçé o Paris que siempre llueve
y las sábanas crujiendo
todas las risas
todas
piedras agua, que siempre
reptan hacia doscientos quémásda.

Entreno mis labios antes de que el día dé a luz sin ganas
todas las calles, los adoquines
todas las fieras
respiran humo
sin risas
sin trenes.

El té siempre sin azúcar
los besos hilvanados 
y en el bolsillo
los rieles a medio gas.



miércoles, 23 de noviembre de 2011

leyendo "Terrenal y Marina" de Elvira Daudet


Hace poco recibí tres libros, entre los que estaba Terrenal y Marina, me temblaba en las manos (al principio no lo entendí pero es que estaba lleno de mar y de tierra y de mí y de todos), lo dejé reposar unos días en la mesilla de noche. Los buenos libros han de reposar como el vino, hay que tocarlos como la primera vez a un amante y dejarlos mirarte hasta que un día decides navegar entre sus páginas, que te envuelvan, que te secuestre el tiempo (ese que nos empeñamos en llenar de horas) y se convierta en versos.

De sal y caracolas y caigo en el hechizo, ya no me pregunto por qué de repente en vez de letras hay un espejo, ni por qué hay trozos de sal en mis pestañas. Y no, no se va la vida aunque duela y conozco el opio que invade los adentros y abre las ganas de abrir puertas y vidas aunque sean luego puñales y sea condena, amor eterno (el que nunca muere aunque insistamos en matar). Droga dura y me quedo perpleja miro a un lado y a otro, estoy sola, tengo un poema que me entiende… a mí (¿?).  He de cerrar los ojos un instante y recobrar el aliento (¿se puede llorar de belleza? ). Me estremezco con el siguiente poema “Julieta” cuyo primer verso dice así “llueve bajo sus párpados cerrados” vuelvo a mirar a mi alrededor y confirmo que sólo estamos el poema, yo, el cielo gris y mi perrita acurrucada al lado.

Estos días he leído tantos poemas que no me han dicho más que palabras, leyendo a Elvira Daudet me reconcilio con la poesía,  con la que me importa un pepino cómo se haya escrito porque la mastico y sabe a vida. Y si la aprieto me sangra el alma y ¿cómo lo hace? vuelvo al conocido pepino, que más da…  Ayer decían que en el museo Sorolla explicaban cómo conseguía el blanco el maestro de la luz, pero qué horror pensé yo, a mí me da lo mismo sólo disfruto con su obra.

Es madrugada de Domingo y sigo abrazando cada hoja, cada palabra, cada metáfora y leo el “amante de lluvia” vuelo hacia los recuerdos que no son los míos y los siento,  amantes fugaces que siempre vuelven porque nunca se fueron. Continúo y “el sueño se hace grito” y cada verso va estampándose por las esquinas de este cuarto tan blanco y tan lleno de Elvira ahora. En el año 1999 se publicó este poemario, tan de hoy a pesar de ayer.

Los chacales aúllan tan cerca que puedo oler ese silencio fúnebre y  el sollozo se hace futuro , retumba en aquella fotografía que nunca miro, “envejecer a solas”, “ángeles descuidados” y es ése cementerio al que nunca quiero ir ni nombrar el que se hace piedra sangre y se me aparece como fantasma frío.

Necesito respirar y es que cada poema es un universo entero de sensaciones que brillan y van removiéndote unas veces despacio y otras  te derrumba sin avisar, como la verdadera belleza y lo auténtico que nunca necesitan preludios.

De repente me avergüenzo enormemente de mis raquíticos y torpes versos que Elvira ha leído cada vez que ha visitado este blog. Es como si el gran Miguel Angel en todo su esplendor tuviera que contemplar un pastorcito de plastilina.

Sigo paladeando cada poema, despistando esa muerte que a todos nos acompaña como si fuera “simplemente un cuento” y otra vez los poemas inundan la noche,  en la ventana se deshace una flor de nieve Leonor  niña de luto tras el poeta, alguien en la distancia sueña y tiembla con tanta tierra hermana, con tanto mar, es ancha la muerte y el hombre sólo un átomo de llanto. Palpo la tierra, oigo las olas de África, quiero ser hoja mar o simple caracola, tiemblan mis ventanas de tanto viento y me mece el mar Elvira y me tiembla la tierra Daudet .  Mar,  olas…. y el mar en cada una de las hojas respira olas, y la tierra más verdad . Vuela un papel con ansia de gaviota sobre él padre agua sal, madre ola espuma. Y se llena la orilla de arena y una niña se rompe y la barca vacía… hilvano mis trozos que lloran el mar y la luz se me ciega de sur.

¡Qué danza de amarillos
que vaivén de violetas!

Mar vida, dios libertad y moribundo. Todo ojos como yo en cada verso, en cada palabra, en cada suspiro leyendo a este Mar que es Elvira Daudet.


sábado, 19 de noviembre de 2011

Bricopoesía




* en el blog de Crítica Feroz hubo un debate estratosférico, el protagonista un cáncamo, llegó un momento que no sabía si andábamos en un foro de bricolaje.


jueves, 17 de noviembre de 2011

ricardo


Ahora ya sé pronunciar tu nombre sin que se salga la erre entre los dientes, he dejado de tirarme a la piscina dando volteretas pero sigo sin saber nadar recto. Ya no me como los cereales a puñados (aprendí a tomarlos con leche) aunque sigue la arena entre mis dedos. La playa continúa allí  y todo tiene un sabor que no entiendo.

Ahora ya sé pronunciar la erre pero sigo perdida y a veces me levanto a las cuatro de la mañana y recuerdo aquel día de viento, desde entonces sé, que con ocho, las heridas duelen.


martes, 15 de noviembre de 2011

raya da


nos empeñamos en pintar la línea
pulcra y perfecta
siempre son cuatro robles entre tu ventana
y mi rellano

nos convencemos de que nuestra piel es boa
y siempre
después del beso
los dinosaurios se nos mueren
en nuestra línea que no es pulcra
y sabe a sangre


sábado, 12 de noviembre de 2011

una boca en azules

a Beatriz Boca

de azul hierve y rubio sangra
tanta tierra y tanto aire y tanto

Ssss

que la boca se abre otra vez
y el silencio se abre otra vez
y el viento se llena de bocas que se abren

otra

vez


que se aprieta la luna y la boca
de hambre azul y cielo terco

apriétame sin grito
fuerte
y una estampida de largos
largos pies harán pedazos cualquier muro

cuna verso, musa estampa
es ella
sin más armas que poeta

y salieron al vuelo
perchas
decencias
panfletos
tres dientes
y fuimos todos uno
y en cada boca una luna
y en cada mano una luna

Una



lunes, 7 de noviembre de 2011

(d)estrofada

A  José Luis Zúñiga

Puedo decir que te has marchado, pero no,
los que van vuelven,  pero faltas
y sin migajas te derramas
sin faltar.

Los que faltan se van, no duelen.

Que tú no estás en mejor vida,
la mejor era esta  cabrón,
la mejor era e  s  t   a,
era mejor, la de los tropos locos,
la de las puertas y los huecos ,
la de tus versos que eran míos - quizás de otros-
pero tan míos - aunque de otros sean-
tan solo míos
y no
no te perdono, desde Abril
no te perdono,
que de los dos, tú seas el ido.



domingo, 6 de noviembre de 2011

tel-arañas (cuatro palitos)

seglares vírgenes
blanquean sueños
los pastorcillos se nos funden

muerto está Dumbo
mientras cien perros barbie
al caviar retan

olas de azufre
y nos hacemos la montaña
si embotellado el aceite vuela.

Y el viento siempre él
revuelto

(seis de noviembre de dos mil once)

viernes, 4 de noviembre de 2011

un instante sin

desnuda
preguntas sable velan tu frente
viento y tornillos
lluvia

calambre hielo
los ojos llenos de botas
las manos ausentes
las puertas huyen
crecen
la sangre  seca

desnuda

sin




lunes, 31 de octubre de 2011

leyendo "Bipolar" de Olaia Pazos




Tengo un libro en las manos que no huele a señor de antes como los poemarios de mi abuelo, éste huele a descubrimiento, pero no un rollo de esos de batas y escafandras, no… aquí hay una poeta, o dos o qué se yo… aquí hay vida y corazón y entrañas y una “abeja con el culito lleno de polen” … y Olaia y Pazos y Aurora y Río y el Norte desparramado.

Cada página la oigo con esa manera tan particular de hacer belleza con una pausa, con un gesto despistado, que los silencios se me llenan de Olaia. Y es que quiero vivir en ese mundo que tanto entiendo, yo también me pregunto si habré comido aunque yo ya me he regalado algo y es su libro. Como ella bien dice basta… y ahora el mar. 

¿Sabes lo que es enamorarse de unas letras? Enternecerte, suspirar cada palabra, oler las páginas, abrazarlas fuerte hasta casi deshojarlas  “recuérdame que se olvida”

Y dice que no tiene sitio con la aplastante lógica que los años nos van quitando al resto y a ella los dioses o quienes sean le van añadiendo a cucharitas y ella hace que no, pero si.

Pido a los dioses que sé que la crearon tengan a bien volver a trabajar, no les pido mucho, sólo que de aquí a 20 años cuando ya ande en la cocina calentando el té con los recuerdos vuelva a tener un libro en las manos que me haga sentir tan bien, tan yo , tan bipolar, tan mí, tan ella, tan todos.

Y vuelvo a leer esta letra pequeñita que me explota, y caen nubes, y se esparce todo porque vivimos despacito…    ella insiste se despereza e insiste ronroneando versos  que son olas, barcos,  y me vence cuando dice

“porque te cantan los cuadros, yo te voy a buscar.
Y ella le respondió, en los azules del mar……”

Mi memoria corre hacia ese día que lo recitó en los “Diablos Azules” igual oyó ese qué bonito que grité desde la hoja en blanco.  Me emociono y ella “siempre escribe soles azul castaño” y los pies en esa tierra sencilla donde “estar en el arrecife de tu nalga eso es hablar con mucha delicadeza” . Yo tampoco sé nada pero me emociono con sus versos, con el cromo en el desagüe, con las aceras pintadas de otoño, transiciones que se me clavan en mi libreta de mesas en blanco.

Tengo un libro que ya huele a verso verdad, castañas, estrellas de mar, olas, barcos y unos ojos enormes que miran y me dicen “ven y huéleme ahora, esto soy”  



Poemario publicado por Ed. Amargord, dentro de la colección Candela.

Se puede adquirir aquí:
Libro. Poesía. BIPOLAR. Aurora Río - Olaia Pazos.

viernes, 28 de octubre de 2011

Otra vez la noche y su inventario otra vez ese susurro en mi espalda ,otra vez la penumbra reza en tu idioma (versión 2)



sé cuantas semillas son necesarias
deletreo minuciosa  la receta


nunca falla

siempre el mismo cociente
siempre el mismo minuto apretando los postigos


la habitación replegada
y siempre la misma luna con esparadrapo sordo


enciendo el agua

hielo y escamas agonizan
                                     fósforos y sangre

sé cuantas palabras he desmigado
hasta disolver mis trenzas


domingo, 23 de octubre de 2011

tel-arañas (tres palitos)


No quería ver la sangre quemada, los gusanos saltando entre metralletas, la razón sin dientes, la imagen sin pies para correr. He estado un par de días de espaldas al ente, al horror travestido en noticia... hoy he caído, tengo los ojos llenos de larvas, la lengua entumecida y alrededor de mí : el vacío hambriento .

viernes, 21 de octubre de 2011

abrazo de aire sin(u)oso



Es curioso... cuando crees que no va a pasar nada e irrumpe una horda de vikingos por la rejilla del aire acondicionado, o una manada de bisontes cruza el semáforo en ámbar. Y es que en otoño los días vienen cargados pero no aclaran si las nubes se tornarán plomo y rabia contra los periódicos o serán dignas ausentes del cielo raso.

Es curioso.. cuando crees que el día vino sin querer y sin embargo se convierte en la más monstruosa comedia,  donde siempre te toca andar con los pantalones de cuadros, perdido en el escenario,  donde se van sucediendo las más irreales trampas.

Es curioso... cómo desaparecen todos los monstruos cuando suena el teléfono y  te ves desnudo de barricadas. 

viernes, 14 de octubre de 2011

respir ando... sal


Si tuviera barrotes o una soga cruzando mis dedos, si pudiera tocar esa cárcel metralla, llegaría el remedio aunque fuera en harapos. Enloquecerían las campanillas de moho y bronce que tiñen de feria la más cochambrosa puerta.

Si llegara a desnudar cada palabra y mostrar mis arterias, si acaso fuera posible navegar con el suspiro que cada día, a las once y media,  revuelve el flequillo con puntualidad despistada.

Si alcanzara el silencio 
cuando es la eternidad
la que se hace llama(r)
hace tanto frío.

Podría entender lo que me impide abrir los pestillos y dejar huir las cornisas que jamás estuvieron rellenas de sangre y plasma, entendería que en el portal nunca hubo pirañas jugando a las damas, ni la acera fue pasto de alacranes y tormentas crispadas.

(Re)conozco el ahogo donde no hubo la más mínima gota,  admito que no hay puertas con mil cerrojos ni barrotes de acero. Y a pesar de esta certeza, cada día, a las ocho y diez, (re)nace el miedo a que el espacio explote y  siga ahuyentándo(me) con la sonrisa postrada. 


miércoles, 12 de octubre de 2011

Charquitos XXIII (a)cero raso


Trastornos de la personalidad VI ( Gero qué cabra)

Ay, que hoy está cojo, !digo rojo! Perdón quise decir real mente, qué cojo? Qué día llevo -o llevan los que nos quieren llevar con flores a la a(r)mada, o a rota o al roto que está cojo- (dijo usted rojo? Nooo, dije con muleta ergonómica que no económica). Día de banderita tu eres gualda banderita tu eres recorte cojo, que da igual no saber quién es el cojo pero mira que bonicos están los fusiles recién comprados a coste de libro de cuentas (claras ¿?), y la prin tan in y las infan que lindas con todos sus complementos a juego y los avioncicos haciendo cucadas.! Quién coño dijo que les daría corte tanto derroche!, si aquí no hay recortes tonto, digo rojo, perdón cojo. Nobleza la de los que cada día luchan con la tiza recortada, la de los de bata blanca, aguantando el esperanzatrapo de rebajas, la de los del paro que pagan el pato cojo… y mañana, a las olimpiadas.

Y digo yo … y si decimos que somos ejército y no pobres curritos, o que somos la curia alternativa, a ver si nos cae algo, pero no un cojo, esos vienen llenos de rotos. La única cuerda aquí, la cabra Gero, (la única que levanta lo que sea que levante) y quien quiera, que le cante la canción.






martes, 4 de octubre de 2011

Silencio sin hueso (ahora recitado por Paloma Corrales)






Rasgo el ovillo, me desfondo,
caen las hojas y disparo lento
-desesperada   mente  lento- el blanco
muro pellizca mi piel, me hacen burla
los vidrios, rompo las muletas, sangro
necios consuelos, celofán inerte,
lunares cobre y plomo, miel deshecha.

Me desovillo lento, rasgo el fondo
-eterna mente en silencio- busco
y en cada uno de mis dedos,
la ausencia calla …


*gracias Paloma por recitarlo así, tu generosidad no tiene límites como no lo tiene tu poesía, en el caso improbable de que haya alguien que no lo conozca el blog de Paloma es Alcoba Paralela

martes, 27 de septiembre de 2011

horas (re)vueltas



Amaneció y las horas se fueron apilando frente a mi ventana, unas aparecían rojas y llenas de elefantes, otras como medusas bailaban acariciando cada segundo. Algunas completamente perdidas de polvo y telarañas miraban con sorpresa a las que aún mostraban la etiqueta entre sus dedos. A lo lejos, se acercaba una hora mayúscula muy preocupada mientras se le desparramaban  cien segundos brillantes entre su levita. Cada vez llegaban de sitios más recónditos con  barba de tres días y con prisa de gran fuego,  descaradas y llenas de orugas blanquecinas. Y así se fue aproximando el nuevo amanecer que volvería a traer una pandilla de horas dispares, unas tan intensas como huecas las siguientes. A veces vuelvo a mirar por la ventana, y ahí siguen tan azules, tan amarillas, tan llenas de frambuesas, tan fugaces apuntalando segundos, dibujando minutos repletos de hojas, agolpándose siempre fuera, frente a mi ventana.

viernes, 23 de septiembre de 2011

En la siguiente curva ... grito


Agua, bostezos, cal y olivos

En cada surco mi garganta cruje,
en los velones - el más negro aceite -
siglos y rezos

Calla el zaguán, el jazmín tiembla,
nunca el silencio goteó risas.

Olivos, hambre, agua y sal.

domingo, 11 de septiembre de 2011

tel-arañas (dos palitos)


Ratón tiene en sus espaldas atados tres machos tres, locos que quizás un día pensaron ser (como todos) más inmortales, más listos pero eran tan de carne y hueso como vacío su salvaconducto para respirar.

Todos contratan al asesino para jugar de nuevo a susto o muerte, así dicen, el prestigio se multiplica. Las aceras volverán a teñirse de miedo, ruido y sangre. Hay colas para correr junto a él, las chicas se operan los labios (todos), lo mejor, sin duda es la noticia de adopte un burro mucho más razonable que lo de, adopte a un obispo o a un diputado (aún no tengo claro si hablan de los parientes de Platero o de los que guardan turno desde la madrugada para correr y ser el cuarto macho muerto).

Mañana se homenajea a los tristemente desaparecidos en las torres, que quedarían pequeñas si incluyéramos en su superficie todos los muertos por guerras mercado, hambre mercado…. Y sigue la ruleta rulando, la banca siempre gana señores ¡hagan juego! ¡hagan su juego!

Mañana debiera estar soplando las velas de una tarta que en abril me estamparon en el alma pero esto tengo claro no es noticia.


viernes, 9 de septiembre de 2011

Mentimos al suelo que nos abraza lento


Hoy escribí un poema lleno de pinchos y todas las diademas destrozadas, había hasta pájaros encendiéndose de frío y canciones en el trozo de hielo que se me deshace en los sueños. Me llené de orgullo y lancé todas las plumas como si fuera confeti por la ventana. Era un enorme pavo real en pleno cortejo, satisfecho de su infinito.

Hoy escribí un jeroglífico  que hice enterrar en el solar de al lado pues al primer chasquido se convirtió en caracol vacío, salvé el título que siempre me recordará que algún día abrazaré todas las nadas que fui enterrando en el solar de al lado, donde no hay ni lágrimas.

Hoy escribí nada


martes, 30 de agosto de 2011

las cenizas duermen al viento

Duermes aún y quisiera contarte tanto… el otro día logré saltar la pequeña acequia que siempre me daba miedo.  Me he hecho entusiasta del sushi, yo que te llamaba animal sin civilizar por comer tartar. Duermes y quisiera que vieras que logré salir y volar hacia el viento, que me estrellé y ando pegando los trozos con más alegría que  cuando era de una pieza.

Cuando despiertes construiremos de nuevo el castillo con un gran foso donde nadar al anochecer y volver a aprenderte.  Duermes y quisiera que entendieras que el tiempo me abrió los ojos y ahora las dagas escuecen en los recuerdos, sólo allí.

Desenredo el ovillo y cuando arrecia el temporal me hago cometa -como tú quisiste siempre que hiciera,-pero duermes y, no sé cómo decirte que ahora tu libro está en mi regazo... abierto.


jueves, 18 de agosto de 2011

tel-arañas (palito)

Hay una virgen que secuestrada ha regresado en taxi a su casa, trabajadores que no cobran de las entidades públicas, la poseidonia muere, los atunes inundan muertos un césped de coral y las calles se cortan, amarillo es tan sólo un color hoy, color de bilis, del becerro de oro, de las palmas que dan más miedo que los pinchos en tu pelo. Han inventado un nuevo blanco vaticano un nuevo puro más puro y requetepuro de todos los puros, en el cielo hay un festival de palomas atónitas, en el suelo se venden las ilusiones en forma de mochila o de confesión de diseño. Y vuelven las caras de Belmez y la notaria vestida de rojo sangre toma nota y destapa el también rojo lacre. No me creo que este becerro blanco y oro no cueste nada, y sea una hemorragia de porvenir rosa para todos. Yo ya no creo ni que exista yo.

La alegría es saltar y gritar lo mismo (¿) todos abrazados, y machacando las neuronas con frases de gran calado social, un ejemplo : “ Beeenedictooo equis uve y un palito” todos abrazados vamos caminando y que peguen a los malos y sobretodo que nadie diga nada que aquí pelillos al mar muerto.

Yo quiero que alguien me salve pero de verdad y me lleve a otra galaxia como cerca. Sinceramente hubiera preferido todo esto en honor a Mickey Mouse, al menos ese no esconde lo comercial del tema y es un dibujo no el representante de Dios en la tierra que no veas cómo impone el titulito.

Y hasta aquí las noticias del día 18 de Agosto de 2011

Nota: he numerado con algo inteligible por todos y dado que ahora se leen así en vez de I puse palito ya que como está el patio me temo que voy a necesitar escribir así más veces.

martes, 16 de agosto de 2011

P(l)umas no son viento ni mar, sólo es-puma




Llevo días con las palabras acosándome detrás de la puerta, salgo a la calle disfrazada de risa con pirueta y me persiguen  llenas de lazos y cascabeles queriendo pegarse a mi papel vencido,  las tacho mil veces, las rompo en sordos pasos y las vierto en la acequia purulenta de la calle vecina.

Llevo días secando al sol los latidos y apisonando las cifras que se empeñan en engordar al cero que hace tiempo llevo tatuado en mis alas.

Llevo días saltando de roca en roca para no seguir la senda que se cubrió de p(l)umas. Nunca me deshago de las cuchillas, brotan espontáneas disolviendo las agujas, que aún sin cabeza, insisten en abrir un camino desmantelado.

Llevo tantos días que quizás ha sido toda la vida evitando ser leve es-puma

sábado, 6 de agosto de 2011

Ve(i)nte -7300 tardes-


Con el vaso lleno de aire derramo el frío. Sólo puedo asegurar que las baldosas son veinte, si las cuentas desde mi lado. Nunca recuerdo por qué te (ll)amaba (v)ida ni por qué se tatuó tu mirada debajo de mis uñas rotas.

De aire, aquel vestido que nunca se arrugó y el catálogo más completo de disfraces, para esconder que ya era tarde para jugar al aquí estás aquí estoy. Y aunque ya pasaron tantos años como baldosas y el viento es tan estéril, sigo - como en aquella canción - empeñándome en dibujar un corazón de tiza en la pared.

Con el vaso lleno de aire, estampo todos los reflejos que retumban en mis jaretas, vuelvo a arrancar la página 26 y cierro el libro (como cada tarde).


martes, 2 de agosto de 2011

los elefantes siempre vienen descalzos y los bolsillos nunca van con nubes


Tengo guardadas tres canciones nube,
una guitarra con olor a tiempo, 
y un elefante al que subir descalza.

Aún descubro, sin forzar la vista,
el horizonte agazapado en nudos
de viejo olivo y cortijos blancos.
A veces, dejo que se esparzan libres
como salvajes y ruidosos niños.
Otras, prefiero encadenarme al aire
y sortear las telarañas mudas
que multiplican el vacío entero.

Tengo guardadas tres sonrisas rojas
y un adhesivo de papel que brilla
sin elefantes ni zapatos tímidos.


lunes, 25 de julio de 2011

En cualquier frente



Huyen las letras des-bocadas
entre colmillos de cartón sin dueño
y en la mochila un caramelo rancio,
envuelto en frágiles canciones,
despierta lágrimas de azúcar ruina.

Huyen las suelas agotadas
entre resinas de intercambio blanco
y en el bolsillo aún respiran naipes
que nos asaltan el sentido hueco
por tantos órdagos frenando reinos.

Huyen las reglas del olor a nuevo
entre cimientos de cobarde barro
y en el portal aún resuenan sillas
desvencijadas de contar las hojas
que se repliegan desmintiendo el frío.



domingo, 17 de julio de 2011

Auto-terapia o algo así



Verter la sonrisa a carcajadas en las páginas cansadas de lluvia y naufragio. Aniquilar las dagas, los cuchillos y las espinas que se alborotan en las losetas del baño. Recolectar rayos y agotar murciélagos que ciegos de montañas se empeñan en que el único destino es la apocalipsis y el barro. Romper las gafas de sombra mientras el viento revienta las vigas de esta habitación tan puercoespín en paro. Vestir una palabra de pompas de jabón y chucherías que destruya esta manía mía de ser un charco y escupir a los sabios.

(Posología : leer este párrafo 3 veces al día)


domingo, 10 de julio de 2011

a-boca-dos



Quema tu papel en las líneas cebra que corren sin demora sobre mi frente, queman las ideas huérfanas de neón, vagan por tu mirada llena de gotas y más gotas, resbalan los misterios que un día escondimos entre los surcos de nuestras risas.

Arde el cemento en cada boca-nada, nos des-boca al blanco centinela de la espera. Sin armadura seremos átomos derretidos  en un mar de aullidos.


domingo, 3 de julio de 2011

des-Mayo sin Fe



Busco cenizas que (de)laten ruina
y sólo encuentro seis tambores locos,
cuando debiera respirar me descubro
cuatro jirafas despreciando el suelo
que ya mastica mis rodillas.
Busco terribles saltamontes
que expliquen este descalabro
y mientras, pinto la pared sin Fe,
aunque nos bailen las abejas.


jueves, 30 de junio de 2011

apocalipsis de barro


Cómo contarte que camino aún sangrando cristales y presiento la tierra abriéndose a cada paso. Quisiera desabrochar esta túnica blanca sin manchar de coágulos las sandalias y parar el viento que me hace esquirla en tus desvelos. Ya no quiero ser esclava de los tablones donde anuncias tu apocalipsis de barro.

Cómo confesarte que en esta playa sólo hay cieno y tres gaviotas famélicas. Cómo explicarte que es mi único sueño.

lunes, 20 de junio de 2011

mañana des-okupada


Han venido entre jaranas siete lágrimas, las he tenido revoloteando como si yo fuera luz y ellas polillas hambrientas. Pero no, no han traspasado el umbral de la desgana a pesar de esa sangre dormida y del viento quemando las lindes del brío.

Han crecido mis uñas rompiendo a jirones la madrugada, asustando a los monstruos de la noche insomne. Sé que hay un barreño de manzanas verdes que nunca encuentro y sigue lloviendo hojas blancas que rezan relámpagos.

He bostezado esta mañana de ropa planchada y me he dado cuenta que en el armario cuelgan -ordenados- los sueños.


lunes, 13 de junio de 2011

leyendo "Laberinto Carnal" de Elvira Daudet



Hace unos días me llegó el ejemplar número 017 de este poemario que para mí es algo más que especial, lo que escribo a continuación es simplemente lo que me surgió conforme fui leyendo.

017 es mi número azul en el laberinto de sensaciones, verdades y también puños, unas veces alzados al viento, otras incrustados en la mesa con la rabia contenida. Yo no sé cómo explicar que unos "Peces muertos" de repente llenen mis manos, ni  tampoco cómo la espuma me hace llorar y sentir la tierra creciendo con tanto desgarrado amor, ni soy capaz de realizar un diagnóstico certero, más por desconocimiento que por desgana.

Pero si sé que sigo abrazada a estas páginas que con tanta ilusión esperé entre días sal, saboreo cada latido que se me desboca, cada mirada que se me perdió con una "Niña azul" y de la mano me llevó hacia mí. Me estremezco más allá del entendimiento con ese perfume que hirió al jazmín condenándolo a vivir sin ser. Me traslado en un salto de página a mi Málaga y un cubo de agua se vuelve tan indigno, tan sucio como la injusticia hecha de alfombra y arena.

017 creo que lo debo hacer mi número de la suerte. Continúo acariciando cada palabra que explota dentro con esa magia que sólo lo que es de verdad alcanza. Voy reconociendo mujeres, a veces son un increíble espejo y casi que me asusto de verme allí de repente retratada, se clavan como si hubiera sido escrito con el corazón descarnado encima de la mesa derramando toda la sangre y la vida.

Me desmonto en pequeños pedazos en esos ojos abismo de vida borrada, él también "Hacía cosas raras" y se nos fue cada día un poquito, qué lenta la muerte pausada de los recuerdos. Duelen los poemas y arden de rabia de esa historia de perdedores  borrados  como balas de hielo, de la estúpida gloria a la que nunca fueron invitados. Una mano con un manojo de rosas y cicatrices por todo el alma me ahoga, tantas veces esquivamos esa mano como si la miseria fuera contagiosa. Entre temblores vuelvo a sentir los horrores de ese Caín tan omnipresente y vuelven los jazmines en carne viva a morir en mis manos.

017 número azul que me abraza y aunque sé que hay otros 249 vagando y emocionando otras almas (convencida de que pronto serán 1249), éste es entera y egoístamente mío. Ya lo he visto entre páginas ardiendo de recuerdos nuevos, de carne y de laberinto, donde perderse no es delito sino prescripción para destruir el hastío del conformismo. "Ahora no" y de repente me encuentro apuñalando a mi yo más anciana que había decidido poseer mis enaguas, la que quería cerrar páginas que leyendo a Elvira vuelven a ser más vivas y más futuro, éste que hoy empieza a balbucear por cada plaza y por cada esquina de nuestra tierra adormilada y a pesar de no ser momento de invertir, lo haré en sueños que hoy casi se tocan  y en más poesía como la que llevo aún entre mis labios que, aunque sangraron con su cuchillo, tuvieron la capacidad de hacerme sentir vida.

Si me dicen hace un par de días que voy a escribir este “tocho comentario” los mando a bordar bodoques, pido perdón por el "rollo" que podría haber resumido en : Elvira Daudet es cojonuda y punto.






jueves, 9 de junio de 2011

muy de mañana (recitado por Paloma Corrales)





Hay una playa donde los castillos esperan desmoronarse entre mis dedos, un columpio que se balancea suspirando por volar hasta  la siguiente página. Soplo, y mil pompas bailan en mis volantes como color derramado, mientras la música me llena de palmas y rizos deshaciéndose en ese océano, que sólo sal-pica cuando hay espinas.

Camino, siempre despacio, sin contar los pasos que guardé en la re-pisa junto a los jarrones llenos de quizás, que hoy, se agrietan de tiempo y naftalina. Hay mariposas hilvanando una historia de castillos de arena y dos imperdibles que perfilan mi sonrisa breve.

-------------------------------------------------------------

* Gracias mil Paloma es un lujo siempre que recites mis letras (pinchad en su nombre y un huracán de poesía os inundará las entretelas)

lunes, 6 de junio de 2011

alijo de grapas



Conservo grapas en mi vientre escudo
que cada día me (des)cubren
la piel de escamas y arañazos
mientras gaviotas que ni a-mar saben
liman anillos de salitre.

Conservo grapas en mis venas rabia
que descolocan los impulsos llenos
de sacarina y caducados bríos.

Conservo grapas en mis dientes hambre
que me recuerdan entre truenos
la niebla trémula de lunas tibias
y un vendaval de son famélico
que sabe a menta.

Conservo grapas en mis manos sueño
que no esperan…




miércoles, 1 de junio de 2011

vivo (ar)rojo



En el azul sendero la pereza
de lentejuelas cubre mis (des)mayos
Un amarillo trueno
de almendras y naranjas me reclama.
Hay un cordón de pájaros perdidos
en este laberinto de espejos y sandalias
desatadas de tanta flema.

Como hace un par de pecas,
hoy grito que la lluvia no se pierde y
vuelve el sabor violeta que anidaba en mi puño,
los cuadros me derraman las cosquillas
y bajo la fiel sombra del paraguas de (e)rizos,
vuelvo a dar volteretas
aspirando a ser ese* en tu lengua.

Rojo enjambre que inflama las tejas y
colorea de espuma los ladrillos del patio,
el mismo que creía pura herrumbre.




* ese: nombre de letra

viernes, 27 de mayo de 2011

cal-hambre (recitado por Paloma Corrales)




Hay siete rosas que alimentan
nuestra volátil sangre blanca,
puños de azúcar reclamando lágrimas.
Hambre es el grito adormilado
que reverbera en el cemento
y en huesos deja la conciencia.
Hambre de brazos, algodón sin dientes,
de ser entraña y no figura,
de ser calambre en cada arteria,
brasa de incienso en el alféizar
donde hay siete rosas de sangre
alimentando a mano alzada
la desnutrida roja tierra.



miércoles, 25 de mayo de 2011

sin gas



Vértigo en mis manos vacías de pájaros, sueño canciones sin nata, sombreo los minutos fuego y respiro sólo aire sin gas. A veces pienso, otras tan sólo escucho latidos palpitando entre los muros de acero que me ahogan las pelusas. Hojas tercas, manifiestos callados y al fondo del pasillo Sol.




viernes, 20 de mayo de 2011

En-clave de Sol



Free live streaming by Ustream
Andábamos entre cenizas y orondos bancos alternando salario mínimo con paro, despidos objetivos y crisis hasta en la sopa sin letras, tembló la tierra avivando aún más la miseria. No veíamos ni brotes ni señales de salida y mucho menos luz.

Todos estamos en-clave de sol.



(bueno… una minoría opina lo contrario)