lunes, 31 de octubre de 2011

leyendo "Bipolar" de Olaia Pazos




Tengo un libro en las manos que no huele a señor de antes como los poemarios de mi abuelo, éste huele a descubrimiento, pero no un rollo de esos de batas y escafandras, no… aquí hay una poeta, o dos o qué se yo… aquí hay vida y corazón y entrañas y una “abeja con el culito lleno de polen” … y Olaia y Pazos y Aurora y Río y el Norte desparramado.

Cada página la oigo con esa manera tan particular de hacer belleza con una pausa, con un gesto despistado, que los silencios se me llenan de Olaia. Y es que quiero vivir en ese mundo que tanto entiendo, yo también me pregunto si habré comido aunque yo ya me he regalado algo y es su libro. Como ella bien dice basta… y ahora el mar. 

¿Sabes lo que es enamorarse de unas letras? Enternecerte, suspirar cada palabra, oler las páginas, abrazarlas fuerte hasta casi deshojarlas  “recuérdame que se olvida”

Y dice que no tiene sitio con la aplastante lógica que los años nos van quitando al resto y a ella los dioses o quienes sean le van añadiendo a cucharitas y ella hace que no, pero si.

Pido a los dioses que sé que la crearon tengan a bien volver a trabajar, no les pido mucho, sólo que de aquí a 20 años cuando ya ande en la cocina calentando el té con los recuerdos vuelva a tener un libro en las manos que me haga sentir tan bien, tan yo , tan bipolar, tan mí, tan ella, tan todos.

Y vuelvo a leer esta letra pequeñita que me explota, y caen nubes, y se esparce todo porque vivimos despacito…    ella insiste se despereza e insiste ronroneando versos  que son olas, barcos,  y me vence cuando dice

“porque te cantan los cuadros, yo te voy a buscar.
Y ella le respondió, en los azules del mar……”

Mi memoria corre hacia ese día que lo recitó en los “Diablos Azules” igual oyó ese qué bonito que grité desde la hoja en blanco.  Me emociono y ella “siempre escribe soles azul castaño” y los pies en esa tierra sencilla donde “estar en el arrecife de tu nalga eso es hablar con mucha delicadeza” . Yo tampoco sé nada pero me emociono con sus versos, con el cromo en el desagüe, con las aceras pintadas de otoño, transiciones que se me clavan en mi libreta de mesas en blanco.

Tengo un libro que ya huele a verso verdad, castañas, estrellas de mar, olas, barcos y unos ojos enormes que miran y me dicen “ven y huéleme ahora, esto soy”  



Poemario publicado por Ed. Amargord, dentro de la colección Candela.

Se puede adquirir aquí:
Libro. Poesía. BIPOLAR. Aurora Río - Olaia Pazos.

14 comentarios:

Almu dijo...

Sólo dan ganas de leerlo al leerte todo esto.

Cuando un libro bonito se te desparrama así entre los dedos, parece que hasta las letras te besan.

=)

Leonel Licea dijo...

Yo quiero ese libro.... jo, que envidia, Charquitos. Escribì a la editorial para saber si los mandan al extranjero y no me han contestado, jo, jo y jo....
Un besico para ti.
Leo

Charcos dijo...

Así es Almu, he llorado como una boba jjj.

ya verás que no te defrauda

besicos

Charcos dijo...

si es que eso te pasa por vivir tan lejos Leo, vente pa España jjj

ya encontrarás la forma

besicosss

Olaia Pazos dijo...

Qué decir Luisa... me alegra mucho que Bipolar chapotee así en tus charcos. Muchísimas gracias por tus palabras.

olaia.

Charcos dijo...

gracias a ti Olaia por tus versos siempre.

te veré esta noche por la hoja en blanco

besicos

Paloma Corrales dijo...

Jo, Luisa, qué derroche de emoción, por dios, y qué forma de sentir un libro. Voy a encargarlo que por despiste no lo tengo: me muero y no me educo.

Me ha encantado. Besos.

Charcos dijo...

ni se te ocurra... morirte digo. Y quiero que el próximo sea tu poemario y titule el post leyendo a Paloma Corrales.

besicosss muchosss

Lidia dijo...

Tengo ya muchas ganas de leerlo.

Un besito :)

Charcos dijo...

ya verás que enamora Lidia.

besicos ;)

Clo dijo...

es simple para algunos trasmitir poesía, porque son poesía. a otras sin embargo no nos queda de otra que vomitar dolores.

me alegra que encontraras esa clase de libro... te recomiendo que lo guardes para dentro de 20 años volver a abrirlo. de seguro habrás cambiado tanto sin notarlo, que te parecerá nuevo ese libro.

un abrazo. o dos.

Charcos dijo...

eso te lo aseguro Clo, pero lo seguiré leyendo porque es lo que tiene la poesía que llega, por arte de magia se amolda al lector como un invisible abrazo, unas veces reconforta otras emociona o incluso duele.

besicos

Jorge Arbenz dijo...

Tomo nota de la recomendación. Besos.

Charcos dijo...

espero que lo disfrutes tanto Jorge

besicos