miércoles, 3 de abril de 2013

re-cuerda

y yo que no soy de memoria te tengo, pero no como fecha, ni siquiera como silencio, sino como pulso en vena que sigue protagonizando balas y tantos huecos. Te recuerdo de frente sin tiempo y eso que no soy de memoria ni de fechas en calendario, que esas siempre acaban de arruga y olvido llenas. Y aunque insista que no recuerdo, siempre sopla helado el mismo día y en mi habitación un gato ... o dos se empeñan en ser.

y yo que no soy ya ni sombra de tantos torbellinos que he ido maquillando de arena, no recuerdo cuántos días son muchos,pero siempre el mismo día se me llena de viento y de huecos y la mecedora al fondo


espera


5 comentarios:

Oréadas (Darilea) dijo...

Hay días que no somos ni sombra al andar.
Un saludo :)

Sarco Lange dijo...

Todo eso porque eres la rabia de la paz.

Besos.

Paloma Corrales dijo...

Dos años ya...

Ánima dijo...

Fechas grabadas a sol y fuego...

Ramón María Vadillo dijo...

Imparable el tiempo, salvo por los recuerdos que parecen cuándo menos demorar al olvido.

Beso