lunes, 3 de junio de 2013

naftalina a cero



Ayer me decía un amigo que me quedaba poco para escribir... os aseguro que he rebuscado entre los bolsillos, en un par de zapatos aturdidos y en tres pelusas que andaban convenciendo al viento... y ha sucedido lo que siempre me convierte en hielo seco (ese que congela la vida sin derramar ni una gota) y ahora tengo tres botones minúsculos, un ticket de metro y cuatro palabras asustadas.

5 comentarios:

Sarco Lange dijo...

Y yo una credibilidad que asusta.

Besos.

Leonel Licea dijo...

El hecho es que has escrito, y eso es bueno, sobretodo, estimulante reencontrarte escribiendo.
Un abrazo y mil besicos.
Leo

Darilea dijo...

Rebusca encontraras al fondo del bolsillo, palabras escondidas.
Un saludo

Clo Diahlems dijo...

abrocha esas palabras antes de que se tomen el metro!

Ánima dijo...

Entonces tienes con qué escribir...hazlo..!!!