sábado, 30 de abril de 2011

Dos puntos



En los cristales chirrían los frenos de las venas. Ese soplo de aire es la única puerta. Fuera hay pájaros peleando contra el viento, senderos cubiertos de espuma, mariposas reflejando una risa y un río de sonidos que salpica.

Destapo campanas polvorientas, las lanzo al fuego, es el comienzo de una nueva siembra que cubra de madreselva los lienzos y destierre, para siempre, el óxido de la memoria misericordiosa.

Dos puntos: me esperan.


18 comentarios:

Paloma Corrales dijo...

Ese final me encanta, sí, ahí fuera hay una vida que bulle en todas sus manifestaciones, es primavera.

Besazo.

Anónimo dijo...

Veo un comienzo.
Ánimo,
Persona.

Leonel Licea dijo...

La cosa mejor que pueda sucedernos es saber que alguien o algo nos espera, como dice el dicho donde hay vida hay esperanza.
Tus imágenes me parecen muy bien logradas, Charquitos, me encantan tus prosas.
Besicos y un abrazo.
Leo

Maria Sanguesa dijo...

Muy hermoso, Charcos, hay que lanzar las campanas de la vida al vuelo de la primavera, y hacer que las madreselvas florezcan en los lienzos y en las páginas de nuestro diario discurrir... Te mando un gran abrazo.

Elvira Daudet dijo...

Querida Luisa:

Me encanta este breve texto de apuesta por la esperanza. La vida es muy dura pero es hermosa porque siempre hay alguien que nos necesita y nos hace valiosos. No es necesario ni inventarse a esa persona que nos está esperando, basta con salir a la calle y saber mirar.
Un fuerte abrazo, cariño.
Elvira

Charcos dijo...

Coincidimos ;), ese final es lo que más me gusta... es más me apasiona

Besos de primavera querida Paloma

Charcos dijo...

Así es Persona

Gracias y besicos!

Charcos dijo...

La vida palpita fuera o algo así Leo, un pequeño guiño a la esperanza. Y me chifla que te gusten estos pequeños textos que últimamente me llenan el blog.

Besicos un puñao

Charcos dijo...

Gracias María, eso es, lanzarlas y apostar por el punto de inflexión que es la primavera o lo que sea

Besicos un montón

Charcos dijo...

Querida Elvira

Gracias por mil. Es justo como tú lo dices, aunque a veces nos de por zambullirnos en las tinieblas y nos ceguemos a lo bueno.

Un gran abrazo y mil besicos

nubesbajas dijo...

qué delicia de final.

beso: s

*

Charcos dijo...

gracias G :

besicosss

Cita dijo...

No siempre el trazo entre dos puntos es la linea recta. Puede que encuentras mas cosas en el camino, alguna curva que guarde algun secreto.
Besos
Cita

LiLith dijo...

El fuego purifica hasta la memoria, un placer llegar a tu casa literaria,

Un abrazo

Charcos dijo...

Las curvas siempre algo guardan ;)

Un abrazo Cita

Charcos dijo...

Lilith así es purifica y vuelve ceniza lo innecesario.

muchas gracias por tu visita y un abrazo

Desconcierto dijo...

Los cierres de tus textos son buenísimos

un abrazo!

Charcos dijo...

Gracias Desconcierto!!!

a mí éste en particular me gusta muchísimo (aunque no quede bien que yo lo diga)

besicosss