lunes, 19 de marzo de 2012

Ver S.O.S.



Días que me persiguen
entran como metralla sorda
pulverizan las trincheras
y se quedan sin agua
ellos siempre presentes
susurrando entre clavos
que tu óxido nunca fue hierro
y las hojas no esperan

12 comentarios:

Sarco Lange dijo...

Podría hablar sobre el óxido y los días. Podría pararme frente al pantano y arrojar todos los sombreros. Mas, no sé el cuánto del dónde.

Bs.

Charcos dijo...

si que sabes Sarco, arrojemos tanta cubierta opaca, las hojas nunca esperan.

besicosss

Paloma Corrales dijo...

Desolación en esa brevedad. Mucha.

Besazo.

Ps. me gusta que lo unas a tu pintura: perfecta simbiosis.

Charcos dijo...

vuelvo al principio ;)

Besicossss

Sensaciones Sensation dijo...

me encantaaaa!! la conjunción de imagen y letras, de la soledad que timbra entre tanto hierro oxidado!!

Un beso enorme!!

.A dijo...

que tu oxido se quedo clavado en mi.
que ese hierro ya no hay quien le quite de mi pecho..

Charcos dijo...

gracias Sensaciones y a mí que te encante.

Besicoss

Charcos dijo...

el hierro a veces no es tan malo

o si?

Rosa dijo...

Que buena reflexión. El hierro en este caso no tengo la sensación de que sea malo.

Buen poema y buena pintura.

UN abrazo

Charcos dijo...

Gracias Rosa!! lo malo es no tenerlo en este caso ;)

besicosss

Pez Susurro dijo...

espectacular es la única palabra
que me viene a la cabeza.


y no bromeo.


beso.

Charcos dijo...

gracias!!!

tampoco bromeo

besicoss