miércoles, 15 de diciembre de 2010

sin descanso

no me cansaré de escupir
los números que suman deudas, 
los halagos llenos de suelo, 
las sonrisas de dientes cuento, 
los ombligos tan expansivos, 
los besos de arena y más cieno,
los no hay tiempo y menos de juego....


detrás del silencio ladran temblorosos no quieros, 
últimos estertores de este lamento


detrás del infierno, el  costal teñido de olvido .
me balanceo entre alientos ciegos


detrás del palmero
compases duelen hierro y suelo




2 comentarios:

Leonel dijo...

No te canses nunca de decir, porque dices muy bien. Hace bien al alma escupir , pisotear, dejar a hierro y fuego todo lo que la nostalgia nos deja con sabor de deudas y miedos. Qué fuerza en tus versos!

Me gusta mucho, sí.
Leo

Charcos dijo...

no lo haré ! me ahogaría si no fuera así

;)