lunes, 13 de diciembre de 2010

Sinsejos

abrocha cuentas de cifras infierno
baldea más humos de piedra llenos
aliña las intenciones crujientes
consuela a cada tardía gris prisa
congela los sueños que sucedieron
y muerde cada consejo, cada aliento, cada veneno

entre todo el hierro abotona el fuego
hasta que logres universo ser
desancla condenas de anís rellenas

y quema todos los sejos con o sin ellos