lunes, 7 de febrero de 2011

Al cielo lanzas



Al cielo lanzas tus dedos,
al acecho de tus sombras
van todos los profetas:
blancos,
             celestes,
                         amarillos,
                                       malvas,
con pintas de avestruz
                     trasnochado.

Al rebufo de tus lágrimas
mil sábanas blancas
empapan deseos
con los doscientos no todos los imposibles
que aún retumban en tus canas.

Al sueño le imploras
la clemencia ausente de tus días,
una endodoncia que finiquite
                               el agrio duelo.




16 comentarios:

Leonel dijo...

Parafraseando el amigo Zúñiga, hay imágenes que son verdaderos hallazgos, un poema que - en mi opinión - crece dejando el sabor agridulce de los deseos irrealizados, de quien aún sigue soñando.
La pintura es eso, a pesar de ser casi monocromática, esta llena de matices en ese largo camino de quien no se detiene, y sigue esperando alcanzar las quimeras.

Un abrazo fuerte y muchos besicos.
Leo

Migli2007 dijo...

La pintura, a mi primera visión, aparecieron mil dedos y manos alcanzando un algo y el camino sin fin, llevan pasos en busca de un algo. Quizás los versos, allí, en el poema, van en persecución de un algo siempre lejano.
Un abrazo grandote. Maffi

El GatoPardo dijo...

Sabes, me sucede algo extraño cada vez que acceso a tu blog, pues algunas veces me parece un tejado, claro está que mucho menos funesto que el humilde y frío en donde por las noches habito.

Estas dos entradas, las últimas, me han parecido magníficas.

"Al sueño le imploras
la clemencia ausente de tus días,
una endodoncia que finiquite
el agrio duelo."

Quá certeza la de tus versos...

Un abrazo.

Charcos dijo...

Y ahora que digo? Leo me dejaste casi sin palabras... mil gracias por zambullirte en mis letras de una forma tan certera. La pintura la puse aquí porque es realmente parte del poema van juntos y crecieron de la mano y de igual manera hechas a pulsos e impulsos

Abrazo con todos los matices y un montón de besicos

Charcos dijo...

Quizás sea eso Maffi aunque son de estas cosas que se hacen a impulso y hasta a mí me cuesta captar todo hasta que tome perspectiva. Es de estas veces que parece que no lo hice yo y me convierto a la vez en espectador, una auténtica paranoia lo sé.

Abrazo kilométrico y besicos para ti

Charcos dijo...

Nada de humilde Gato que esto no es Buckingham Palace tampoco ni lo pretendo, y me encanta que te encuentres como en casa ;)

Justo te han gustado las dos entradas más viscerales, sobretodo esta última que la he plasmado prácticamente tal cual salió (sin medir nada de nada y de sopetón)la anterior si que tiene medida.

Un abrazo gigante para tí

Claudia dijo...

Me gusta mucho como pintas, Luisa, pero también me estás gustando cuando pintas con palabras, este poema vive en simbiosis con el cuadro y me ha gustado mucho.
Besos, guapa.

Isolda dijo...

Querida Luisa ¿acaso haces algo que no sea a golpe de pulsos e impulsos? Hoy me encanta el conjunto, la pintura es preciosa, adivino ese camino sin fin que tiene su continuación en el poema, que hoy te ha salido redondo. De principio a fin, me ha impresionado.
Miles de ranas para esos terrenos pelín pantanosos, -ya sabes, veo lo que quiero ver- de la derecha.
Y besos un buen puñao.

Charcos dijo...

Muchas gracias Claudia! fijate que no me dí cuenta que eran complementarios hasta que no terminé la pintura.

Besicos un montón para ti

Charcos dijo...

jjj Isolda algunas cosas si, pero las que me gustan normalmente no. Y gracias me encanta tu visión ya lo sabes.

Besicos montoncicos para ti

Pedro F. Báez dijo...

Tu pintura: tuya, visceral, parida. El poema: una escultura. Una escultura de palabras sin un golpe de cincel de más ni de menos. Simplemente, perfecto. Simplemente, glorioso. Son ahora herramientas en tus manos las palabras, querida niña. Mis abrazos, mis besos para ti.

Charcos dijo...

Totalmente visceral así la hice querido Pedro. Y mil gracias porque me dejas de piedra ;) y me animas montón con esta aventura de las palabras.

Besicos y abrazos achuchaos

Paloma Corrales dijo...

Es la impotencia y la fustración hecha poema. Versos certeros: "que aún retumban en tus canas", esos deseos empapados de imposibles, y ese final que parece querer arrancar todo de raíz. ¡Bravo, Charcos! Muy bueno.

Besos, un puñao.

Charcos dijo...

Totalmente Paloma el no poder más que desear que te arranquen la raíz o al menos te maten el nervio que lacera.

:) sonrisa profidén y cara boba se me ha quedao

Besicos chillaos y apretaos

Jose Zúñiga dijo...

Y no sólo, como dice Leo, las imágenes (esta vez imágen sobre imagen), el ritmo es espléndido y muy tuyo.
Bs

Charcos dijo...

:) si al final mejor suelta no? ni te imaginas lo que animas a seguir en esta locura

Besicos tropocientos