jueves, 3 de febrero de 2011

jazmín y alquitrán



Memorias de patio blanco, de latas de atún rellenas de gitanillas rojas, del toldo que siempre se atascaba, del paquete galletas encima la mesa, del “niña no te sientes en el suelo que te va dar un aire”, y ese olor a jazmín y a madalenas recién hechas…

Memorias de cuando el día comenzaba con el cepillo y dos coletas, de las tardes con la novela de la radio a tope y ese olor a plancha y el tocotot de la máquina de coser, del “ssss callarse que hay ropa tendía” de las películas de Cantinflas y el Nodo, de aquella mañana que me paseé por todo el barrio vestía gitana (con 4 años no se entiende porqué uno no puede vestirse de lo que quiera).

Memorias de las conversaciones de ventana a ventana, del ss sss, de las horas peleando con las castañuelas y el riá pitá, de aquél día que poblé de muñecos el papel pintado de mi habitación.

Memorias de la playa desnuda y del mar que vomitaba alquitrán, de las coquinas en mi rastrillo y del puñao chanquetes que El Lalo me regalaba, y de Vitorita que me perseguía con la gasolina pa quitarme los churretes negros.

Memorias de ayer que hoy se me agolpan en la taza de café ya frío, ahora que ya ni me encuentro ni me espero y mi Nancy en alguna caja del desván seguirá rota junto a la guitarra que tocar nunca supe.

Memorias que esta mañana se me ahogaron al despertar.





28 comentarios:

El GatoPardo dijo...

Es suave el día, suave el viento.
Es suave el sol y suave el cielo.
¡Que fuera así mi pensamiento!
¡Ser yo tan suave es lo que anhelo!
Pero entre mí y las suaves glorias
del cielo y del aire sin mí
hay muchos sueños y memorias...
¡lo que yo quiero es ser así!
Ah, el mundo es lo que a él traemos,
todo existió porque existí,
hay porque vemos.
¡Y hay mundo porque yo lo vi!

Luis Eduardo Aute/Suave

Un abrazo...

Poemas en escabeche dijo...

Cuanto más años llevo en la talega, más me alegra pensar en mi infancia, aunque a veces también me da la retranca.
La mía fue mía. Intensa, silvestre y bella.
Como he sido siempre algo zangolotino, también hubo munchasss
collejas
¡¡como entonssses no se podía denunnsssiá a los paes de uno ni ná,así está uno de la perola, y tal y tal!!

Bezicos a espuertas Luisa/lucia alias charcos, la de los chanquetes del Lalo y las gitanillas en los tarros.
Tenga osté un guen día
Que le aprieten las ganas de vivir y no se olvide de reír, que es cosa guena pal alma
Ezo

M. dijo...

"Cuando era más joven podía recordar todo, hubiera sucedido o no."

Mark Twain

María Socorro Luis dijo...

Memiruas.esos-susurros de la infancia.
"la infancia es el verdadero paraíso" - me dijo Carabias - , que te llegan así, sin avisar...

Un encanto. Ta Muxicos.

María Socorro Luis dijo...

Barkatu, quise decir memorias

Migli2007 dijo...

Pinceladas de infancia, tantas tantas! y todas válidas en la memoria.
(sabes? con otros nombres ...pero esas pinceladas se aplican también por este Continente!)
Me encantó.
Muchos abrazotes. Maffi

Leonel dijo...

Una sola palabra tengo para definir esta prosa:
Maravillosa.

Besicos cuantos quieras.
Leo ;)

Charcos dijo...

Suave y me encanta Gato !!! Aute es grande si!

Un abrazo enorme y muchas gracias por traerlo

Charcos dijo...

Ey Paisano! no me olvido de reir no! aunque a veces las cuestas sean de las empinadas

Besicos para ti

Charcos dijo...

"hubiera sucedido o no", la imaginación es poderosa y mucho M.

Charcos dijo...

Sabio Carabias si! quizás es que la lejanía nos hace difuminar lo agrio y nos quedamos con el dulce.

Muchas gracias querida Soco me encanta que te guste, además fue después de leerte a ti y a Pedro que me vinieron estas memorias

Besicos muchos

Charcos dijo...

y a mi me encanta que te guste... si es que al final Maffi no somos tan distintos verdad?


Besicos tropocientos para ti

Charcos dijo...

Jdr Leo me caí de la silla, avisa pa lo de las taquicardias

Gracias!!!!!!!!!!!

Besicos un saco XXL

Charcos dijo...

ups y perdón por lo de jdr jjjj

Paloma Corrales dijo...

Se me llena el alma de infancia, y es que es invetable leer tus memorias y no regresar a las propias, ay. Te he imaginado en cada una de las situaciones... ;-P


Besos de pan y chocolate.

Charcos dijo...

mola inundarse de infancia! luego abrazamos a alguien y nos salen caballitos de colores y peluches

y los besicos saben a nube de caramelo


Besicos muchos

(ejem.... voy a ver algo negro que me he pasado con la dosis de cursilería y ando con el vestidico de la casa de la pradera dando brincos por lo verde, y juer eso para la imagen es fatal)

Isolda dijo...

Ay Luisa cómo me suena todo eso. A veces es necesario recordar nuestra infancia, así tal cual, como haces tú. Me gustan mucho estas cositas tan tuyas.
Un montón de besicos apretaos.

MariluzGH dijo...

¡¡qué buenos recuerdos nos has compartido!!

tiempo de cuando cogíamos coquinas con las manos y chaquetes con una bolsa de plástico :))))

abrazo

Charcos dijo...

Es verdad Isolda, recordarla con la sonrisa apartando todo lo que fue agrio... Por eso mismo me indigna y me llena de estupor cuando a los niños se les roba la infancia ¿que recuerdos tendrán? y son demasiados a los que se les sigue negando ser niños, nosotros somos unos privilegiados pero somos minoría...

me fui de tema;)

Besicos muchos para ti

Charcos dijo...

a que si Mariluz? y no fue hace tanto ;) que todo cambia a la velocidad de la luz

Besicos

CAOS dijo...

:)

lindos recuerdos, dulce memoria.

besos

Charcos dijo...

;)

gracias !

Besicos

Maria Sanguesa dijo...

Me ha encantado tu prosa, tan fresca y tan sutilmente nostálgica. Se me ha llenado el alma de recuerdos, también tuve un vestido de gitana a los cuatro años y me paseé por Alhucemas con mis faralaes de lunares azules... te he podido visualizar en aquella infancia andaluza, has retratado los momentos, las personas, los sonidos, con una sensibilidad preciosa. Un abrazo muy fuerte.

Charcos dijo...

Y a mi me chifla que te haya gustado María, lo fui escribiendo conforme lo recordaba a pinceladas a golpes quizás.

Te mando un abrazo gigante y un puñao de besicos.

Pedro F. Báez dijo...

¡Qué hermoso, qué evocador, qué agridulce; qué triste! Hoy me paseé por tu niñez y por la magia de tu recuerdo infantil. Deja que te arrulle en mis brazos y te dé un beso en la frente, Niña de Ranas...

Charcos dijo...

Los recuerdos querido Pedro siempre van tintados con ese matiz tristón que últimamente me invade los balcones.

Y me quedo con ese abrazo que esta mañana lo necesitaba casi tanto como sentir

Un montón de besicos

Laura Caro dijo...

Fue una gozada pasar por los charcos de tu infancia y sentir cómo me salpicaban el alma.
Un besazo, Charquitos.

Charcos dijo...

y yo encantada que los disfrutes... están para eso para chapotear a gusto

Besicos montones Laura